Archivo diario: 23 de junio de 2018

Druidismo. Religión y Ortodoxia

1401262_10200235853979207_704477534_o

De izq a dcha.: Conticannatios Druuis y Gutuater Nemetón Lacetani, Euentia Uerbena Druuis de la Orden, Sagosedos Druuis y Gutuater del Nemetón Turiasos

Corriendo el riesgo de que a más de uno que piensa que el Druidismo es tan solo un camino autoevolutivo, un conjunto de creencias a medida (mientras estas se liguen al mundo Natural) o incluso un conglomerado de pensamientos estrictamente éticos o filosóficos (con mayor o menor base druídica), se le abran de nuevo las carnes, insistiremos, con este artículo, en nuestro planteamiento. Ciertamente, aquellos que nos siguen no lo encontrarán novedoso. Es más, se repiten conceptos y argumentaciones que seguramente ya se expusieron en anteriores artículos pero es que nosotros tenemos la mala costumbre de no ser muy veletas y de mantener una línia clara y definida.

Seguimos manteniendo la esperanza, de  que llegue el dia en el que todos aquellos que se sienten atraidos por este concepto espiritual, una vez conocido en su esencia y superado el miedo y los tabues que 2.000 años de una único pensamiento religioso han elaborado sobre conceptos universales como son Religión y Creencia, entiendan nuestro planteamiento y sea asumido sin mayores crisis de identidad.

El artículo que a continuación reproducimos, fue elaborado en exclusiva, atendiendo a la amable petición del  V.D.G /|\ Adgnatios (Joaquim Palma), durante el mes de Enero del 2017 para la revista “Lusitania” que edita la Assembleia da Tradiçao Druidica Lusitana. El motivo del mismo fue el análisis bajo nuestra perspectiva, del movimiento Druídico ante el próximo 300 aniversario de su revitalización (Equinoccio de Septiembre de 1717).

Dado que se trataba de un artículo elaborado en exclusiva para la revista, hemos considerado dejar un largo plazo antes de publicarlo en nuestro blog. Así, una vez obsoleta la posible actualidad de la noticia y presuponiendo que el mismo ya se ha leido donde deberia y que por tanto no causa perjuicio a la revista “Lusitania” , procedemos a su publicación para nuestros seguidores. Esperamos que lo encontréis acertado.

 

DRUIDISMO.RELIGIÓN Y ORTODOXIA

El 22 de Septiembre del 2017 se cumplirán 300 años de la primera Gorsedd de la era moderna, establecida por John Toland en la Taberna del Manzano (Londres-1717) y que acabaría posibilitando el renacimiento Druídico.

Parafraseando a Napoleón, podríamos decir que “300 años de Druidismo nos contemplan” y bien es cierto que desde sus titubantes inicios, se ha recorrido ya un largo camino. Es precisamente este largo tiempo transcurrido, lleno de vicisitudes y pruebas, conflictos armados y revoluciones culturales, el que según nuestro entender, posibilita que hoy en día el Druidismo haya alcanzado un estado de madurez que le permita asumir su verdadero rol original una vez superadas las concepciones románticas de sus orígenes, los pensamientos masónicos y las elucubraciones esotéricas y New-Age que lo han rodeado (e incluso hoy lo rodean) en esta última etapa, para constituirse en una Religión de pleno derecho.

Consideramos pues que 300 años de consolidación son suficientes para intentar dar otro paso en nuestra evolución y fundamentar de nuevo la que una vez fue la Religión propia de nuestros Ancestros, antes de la romanización y de la devastación espiritual de una Europa arrasada a sangre y fuego por el fanatismo de un nuevo poder religioso emergente que tenía poco de religioso y mucho de poder: el Cristianismo.

Creemos que el Mundo está preparado para este resurgimiento de las antiguas espiritualidades pre-cristianas. Vemos como en diversos países europeos se ponen en marcha proyectos para edificar nuevos Templos de las antiguas creencias. Los cultos eslavos se restablecen en Polonia, los cultos nórdicos se afianzan desde hace años en Islandia y el Norte de Europa y el Druidismo se reconoce como concepción religiosa seria (no como entelequia) en países como Canadá y Gran Bretaña. Es más, en nuestro propio país contamos con el reconocimiento del Ministerio de Justicia de 3 asociaciones religiosas Druídicas.

Paralelamente, en Francia, desde los años 90 se consolidan las Ordenes Reconstruccionistas Druídicas que intentan dotar de coherencia y estructuración religiosa a nuestra espiritualidad. Ideas y creencias que todos aquellos que nos conocen, defendemos en nuestro país ya que somos partícipes de la común Tradición de pensamiento que nos une a nuestros hermanos de la Celtiacon Certocredaron Credima.

Y es ante esta situación global que todas las Órdenes, que sienten también este momento único, se afanan por movilizarse y visibilizarse. Se crean Alianzas, se intentan acercamientos, se unen nuestras intenciones, la mano en la mano y corazón con corazón son hoy más que nunca, algo sentido y no una simple promesa litúrgica y esta sinergia es, inequívocamente positiva.

Pero en Fintan creemos necesario que, prioritariamente a todo movimiento posterior, decidamos TODOS de una vez, si el Druidismo es una Religión, tal y como muchos así la entendemos, y si estamos dispuestos a comprometemos en consecuencia. Consideramos que este es el paso básico.

Nuestra posición es bien conocida. Pensamos que si se decide que el Druidismo es un movimiento espiritual adogmático estaremos, bajo nuestra consideración, comprometiendo su futuro o en el mejor de los casos, perpetuando cien mil druidismos a la carta que cada vez más, se irán difuminando y deformando hasta perder totalmente su identidad ancestral de Religión Indoeuropea de los antiguos pueblos celtas.

Somos conscientes de que toda toma de decisión provoca un abandono de la opción descartada y evidentemente una escisión, dado que no todos adoptaremos la via Religiosa del Druidismo. Pero eso no nos debe de retraer ni atemorizar. Es absolutamente respetable, incluso sano y conveniente que una vez clarificadas las posiciones de todos, se mantengan ambas vias. Ni todos pensamos igual, ni debemos pensar igual.

Bien estará que aquellos que entiendan el Druidismo como un camino espiritual de evolución personal sigan su propia senda pero eso sí, deberían abandonar los términos Druidismo y Druidas para definir sus vias personales de conocimiento, pero no porque así lo digamos nosotros, sino por seguir la más pura lógica y ser coherentes con su pensamiento. Uno no puede identificar con una denominación generalista (Druidismo) un movimiento que por su intrínseca concepción se entiende como ecléctico, adogamtico, sin fundamentos de fe comunes, etc y siendo por consiguiente, tan heterogéneo como particular. Es decir uno no puede identificar su evolución personal con el nombre de una Religión (aunque se base en ella) cuando este camino no sigue la practica fundamentada de la propia Religión a la que dice pertenecer. Si lo analizamos bien, estaríamos perpetuando un absurdo.

El Druidismo es el nombre con el que se identifican las creencias religiosas de las antiguas tribus celtas de Europa y los Druidas son los sacerdotes de dicha Religión. Y esto es así de simple y de nuevo no por que lo digamos nosotros sino porque lo marca la historia. Ciertamente que mientras no exista un reconocimiento Religioso del Druidismo y por consiguiente, se establezca como heredero de la antigua Tradición (entiendase esta herencia en sentido extenso ya que no nos referimos a la Tradición particular de una Orden, grupo o movimiento específco en detrimento de otro, sino a la herencia del concepto religioso como tal) el Revitalismo que originó el resurgimiento del Pensamiento Druídico (primero como filosofía y más tarde como reagrupamiento de enseñanzas más o menos esotéricas para establecer un primer ‘corpus’ Druídico) y todas las Ordenes posteriores que de él se fueron desgranando, se identificaban y no podia ser de otra manera, con el Druidismo. Pero desde el momento que un cierto número de Ordenes y cada vez de manera más extensa, van adaptando la conciencia Religiosa al Druidismo para conseguir el renacimiento de lo que fue intrínsecamente en un principio, es decir la manifestación Religiosa de una serie de pueblos, creemos que resulta evidente que es necesario que las antiguos caminos que nunca han adoptado este cariz religioso (por otro lado original y auténtico) deban abandonar estas identificaciones.

Si nuestra agrupación es un conjunto de personas que practican un camino espiritual destinado a la propia evolución personal, pues es eso simplemente y está muy bien, pero no es Druidismo en tanto que no se práctica la Religión Druídica. Y por ese mismo motivo, las personas que conformen dicho grupo podrán identificarse como academia, escuela mística o colegio sapiental pero no como una Orden/Hermandad/Colegio Druida, al igual que las personas que allí formen a los estudiantes serán maestros, profesores o tal vez guías, pero no Druidas ya que no son ni estan ordenados como Sacerdotes de la Religión Druida.

Estas cosas las deberíamos afrontar con sinceridad y humildad y empezar a tenerlas claras. Y una vez superado este primer paso deberíamos preguntarnos, los que quedemos en la via de la Religiosidad, como definimos la Religión Druida.

Nosotros entendemos que una concepción Religiosa genera una cierta dogmatización en tanto que ineludiblemente se deben establecer unos mínimos conceptuales, unas bases de creencia y de liturgia que identifiquen plenamente al Druidismo como tal. El problema es que existe mucho miedo en como se lleve a cabo dicha ‘dogmatización’ por las consecuencias visibles que dicho dogmatismo ocasiona en las creencias religiosas, tanto en el pasado como en el presente. Si bien toda Religión por definición conlleva un punto dogmático la solución para evitar los males anteriores será como conformemos dicho dogma, no abocarnos a un adogmatismo conceptual (contrario a cualquier intento de definición de una creencia religiosa).

En la mayoría de religiones se ha instituido un dogma maximizado y universalista generado desde la exclusión. Es precisamente esto lo que hace del dogma lo que entendemos por ‘dogma’ con todo lo que lleva asociado: fundamentalismo, intolerancia, exclusión y violencia.

Nosotros apostamos porque el dogma Druídico se construya con las características opuestas, es decir, con el minimalismo y la inclusión. El Minimalismo se enfrenta a una concepción Maximalista donde todos los aspectos de la vida intentan ser reglados, tasados y controlados por el pensamiento Religioso. No se trata pues de establecer dogmas de cómo se tiene que vivir, que se tiene que comer, vestir, sentir, amar…….controlar hasta el vuelo de los pájaros y como consecuencia estar sometidos a una presión religiosa donde todo es susceptible de ser juzgado y valorado. NO. No se trata de eso.

El Dogma Religioso que se construya debe hacer referencia a la más básica y fundamental estructura religiosa y solo sobre ella debe versar. Se trata pues de definirnos. En un mundo donde precisamente la riqueza del pensamiento Druídico recae en la gran diversidad de Tradiciones, consideradas todas ellas como accesos o interpretaciones metafísicas que nos acercan a las Divinidades, no podemos dejar de establecer unas vigas centrales unos pilares maestros que identifiquen el Druidismo a sus practicantes y que a su vez lo distingan ya sea de otras Religiones o de otras prácticas religiosas personales. Solo así se logrará la existencia de una comunidad de Creyentes que pueda prosperar.

Generemos pues un “Dogma Fluido” * , es decir un Dogma NO intocable, que permita hablar sobre el, reflexionar, trabajar y si llegado el momento se hace patente la necesidad de su revisión por los cambios evolutivos que el tiempo produce en el Ser Humano, proceder a su variación (variación que no será nunca caprichosa ni mucho menos particular para cada creyente para ajustar el Druidismo a su concepción espiritual personal). Es por ello que dicha fluidez no debe ser sinónimo ni de eclecticismo, ni del ‘todo vale’, ni de los variopintos collages que ofrecen las religiones a medida. No caigamos en una aseveración que se ha hecho terriblemente popular en Druidismo:

El Druidismo no tiene Dogmas, tiene Catmas’

Dicho pensamiento tiende a diluirse por poco concreto y deja asentado como verdad algo que para nosotros es una falsedad; que todo es válido en Druidismo, que todo pensamiento ecologista con ciertas connotaciones orientalistas y/o esoteristas es Druidismo, que basta nombrar a algunas Deidades para que conceptos y leyes pertenecientes al imaginario o a otras creencias sea aceptado pasando a ser pilares del pensamiento Druídico y que, en definitiva, todo el mundo interprete el Druidismo como quiera.

Tras asumir la existéncia del Dogma Fluido, la inclusión (como apuntábamos) creemos que seria la respuesta al cómo debemos atacar el problema del establecimiento de dicho Dogma. No se debería por tanto, establecerse mediante la reunión de 4 elegidos o de aquellos que consideremos válidos desde una óptica restrictiva particular, sino por el contrario, se debería sentar a la mesa a TODO EL MUNDO. Ser inclusivos no excluyentes. Cuanto más variadas sean las Tradiciones que nos sentemos a esa hipotética mesa, más fácil obtendremos un compromiso ampliamente respaldado sobre la pregunta: ¿qué es y cómo se identifica la Religión Druídica?

Nosotros, avanzando en ese sentido, ya hace tiempo que asumimos el CREDO DRUIDICO que propuso la CCC (que nació de un intento frustrado de sentar una bases druídicas hace unos años en Francia) e intentamos que dicho CREDO se discuta, se ajuste y se perfeccione (si es necesario) y sea aceptado por las Ordenes establecidas para así poder fundamentar una Comunidad de Creyentes. Esta idea es la que creemos que debería retomarse e intentar llevarla a cabo de nuevo. Es esta necesidad de definición, la que debe llevarnos al establecimiento de una conferencia o ‘Concilio Religioso’ donde se tratarían estos temas y en el cual se asumirían las cosas que una Religión, que como dijimos, empieza a ser adulta, debería ya de asumir.

Posiblemente ahora si sea el momento aunque pondrá a prueba nuestra humildad, nuestra empatía y nuestra comprensión. Habremos de ser muy generosos para llevarla a cabo. Pero una iniciativa Conciliar de esta magnitud, llevada a cabo desde el patronazgo de una sola Orden, Alianza, Hermandad o Comardia, que no pretenda añadir voces de otros Druidas que no pertenezcan a dicha institución, está condenada al fracaso ya que el objetivo perseguido excede los límites de la misma, generando a la vez el peligro de establecer odiosas comparaciones entre Druidas de diferentes órdenes según si estuvieran adscritos o no a dicha ‘Alianza’, perdiéndose el Objetivo Inclusivo que debería perseguir .

Pensemos en nuestros creyentes y no en nosotros mismos. Si, en nuestros creyentes. Lamentablemente cada vez tenemos menos creyentes porque todas aquellas personas que podrían sentirse reconfortadas por la Religión Druídica la desconocen. Cada vez más el Druidismo pierde su Rol sacerdotal dejando de trabajar para sus Deidades y para sus creyentes para adoptar el Rol de Profesor de Academia de Evolución espiritual, donde se dan títulos de Druidas a toda persona que busca trascendencia en su vida y apartando de la misma a todos aquellos que podrían sentirse reconfortados siguiendo como creyentes, el Druidismo.

Poder establecer una Comunidad de Creyentes en cada país y un registro de los mismos para poder así mismo defender sus derechos. Desearíamos que todo esto fuera posible, que se fundamentara el Druidismo como Religión, que encontráramos el coraje necesario para establecer acuerdos y para mantenerlos pues no olvidemos que con estas decisiones estaríamos poniendo en peligro negocios más o menos importantes de personas que intentaran por todos los medios hundir esta resolución. En definitiva, Ser constantes en lo que se decidiera y construir a partir de ello. Intentando siempre sumar, aceptando la diversidad de Tradiciones y su plena autonomía pero también separando lo que es y lo que no es. Regulando el Sacerdocio, es decir, comprometiéndonos a aceptar y considerar como sacerdotes a todos los Druidas ordenados en Ordenes Druidas que sigan el mínimo doctrinal así establecido y promoviendo también la acogida y regularización de todos aquellos Druidas que sin estar en dichas ordenes, así lo solicitaran.

Es esto solamente un sueño?

Nosotros creemos que no. Tras las celebraciones del tricentenario se abrirá un nuevo periodo de la historia del Druidismo durante el cual esperamos que nuestros deseos se transformen en una tangible realidad. Solo hace falta Voluntad, Humildad, Trabajo y Coraje. Nada que un creyente no pueda dar.

Si estas reflexiones ayudan a conseguirlo, todo lo pasado en estos 300 años habrá valido la pena.

Druuis Gutuater Conticannatios

* Aclaración:

Parece ser que la denominación “Dogma Fluido”, no es comprendida (no sabemos si interesadamente)  por algunos. Nada hay de malo en ello, aunque cuando de esa incomprensión se pretende hacer burla y desprecio entendemos que descalifica más al que adopta esta postura que la propia postura a criticar. Posiblemente nuestra acepción no parezca correcta, o simplemente parezca un contrasentido. Incluso puede ser que la crítica se base en que nos sacamos ‘de la manga’ un concepto para intentar explicar una idea. Pues bien, nosotros no mantenemos ese parecer. Si bien las denominaciones según a quien, les pude parecer más o menos acertdada (lo cual es muy respetable) no deberíamos olvidar que no es malo intentar conceptualizar las ideas en un intento de ser comprendidas. Todos, en ese sentido, nos sacamos ‘de la manga’ definiciones. Incluso la ‘adorada’ Catma no es más que un intento de oponerse al Dogma mediante una conceptualización.

También valdría la pena recordar, para los fanaticos Anti-Dogma, lo que significa Dogma, etimológicamente:

La palabra dogma viene del griego δογμα (dogma = pensamiento, principio, doctrina). Dogma deriva del verbo δοκειν (dokein = opinar)”

– Diccionario Etimológico (etimologias.dechile.net/?dogma) –

Es por tanto una palabra griega que en sus origenes se puede interpretarse como opinión, aunque en los clásicos adoptan la significación de norma, ley, decreto. Es en este sentido cerrado, que los Evangelistas asumen el ‘dogma’ que luego pasa a convertirse en la Religión Católica en:  “una verdad revelada por Dios y declarada como tal por el magisterio infalible de la Iglesia a los fieles con la obligación de creer en ella so pena de incurrir en herejía. Verdad por tanto inmutable, incambiable.” Como en tantas otras ocasiones, es así como se contaminan los conceptos gracias a la dominación Cristiana a la que estamo sometidos. Y no solo pasa con la palabra Dogma.

Es por ello que para diferenciar las creencias, los preceptos originales del Druidismo (según nuestro parecer) del concepto de Dogma Católico, creamos esta denominación de “Dogma Fluido” que para algunos es tan risible. Es decir, de precepto religioso opinable y consecuentemente revisable, dado el caso, pero precepto al fin y al cabo que ientifica la creencia religiosa. De todas maneras, a nosotros nos sigue pareciendo más acertado que la conceptualización, también inventada,  de Catma (como No Dogma), que por contra es venerada y llevada a los altares.

 

Anuncios
Categorías: Uncategorized | 2 comentarios

Blog de WordPress.com.